PREGUNTAS FRECUENTES

Fisiología

 

La tecnología NESA® se basa en una corriente bifásica simétrica combinada (con componentes monofásicos dependiendo del programa), de baja frecuencia e intensidad limitada. En algunos momentos del proceso del estímulo, algunas secuencias de los distintos programas registran suministros de corriente monofásica de baja frecuencia.

 

Voltaje

 

Los parámetros de la neuromodulación vienen preestablecidos en cada programa, a excepción del voltaje, que podemos ajustar a 3V o 6V.

 

Frecuencia

 

La frecuencia de aplicación es mínima, considerándose una microcorriente. Tiene un rango de entre 1.14 a 14.28 hercios. La frecuencia varía en función de los programas, donde puede estar fija u oscilar entre baremos.

 

Intensidad

 

El amperaje o intensidad oscila entre 0,1 y 0,9 mA. El voltaje se establece como se ha explicado en 3 o 6 voltios. Por tanto, la diferencia de potencial que se genera es muy débil dado que la aplicación se localiza en zonas de baja impedancia, Estas características hacen que, aunque se aplica la ley de Ohm, no se desarrollan diferencias de potenciales tales como para producir efectos polares.

 

Gracias a los estudios ensayo-error de la patente, se determinó unas características físicas y unos parámetros para cada programa basado en los objetivos de aplicación (se recomienda leer detenidamente la descripción de cada programa para conocer sus parámetros).

 

 

La microcorriente, en el contexto de la terapia física y la medicina regenerativa, se refiere a la aplicación de corrientes eléctricas de muy baja intensidad, generalmente en el rango de microamperios (μA), para promover la curación de tejidos y aliviar el dolor. Esta modalidad terapéutica se basa en el principio de que la aplicación externa de corrientes eléctricas puede simular las corrientes bioeléctricas naturales que ocurren en el cuerpo humano, las cuales son esenciales para los procesos de regeneración celular y reparación de tejidos.

 

Desde una perspectiva física, la microcorriente implica el uso de corrientes eléctricas con una intensidad de menos de 1000 μA, y a menudo en el rango de 25 a 600 μA. Estas corrientes se aplican a través de electrodos colocados en la piel en sitios específicos, dependiendo de la condición a tratar. La frecuencia de la corriente, que puede variar desde frecuencias bajas hasta cerca de 1000 Hz, se selecciona según el objetivo terapéutico, ya sea promover la curación de heridas, reducir la inflamación o aliviar el dolor.

 

La eficacia de la terapia de microcorriente se ha investigado en diversas condiciones clínicas. Por ejemplo, un estudio realizado por Harikrishna K. R. Nair en 2018 demostró que la microcorriente, como terapia adjunta, aceleró significativamente la curación de heridas crónicas y redujo los niveles de dolor en pacientes, sin reportar eventos adversos significativos (Journal of wound care, 2018). Otro estudio, llevado a cabo por A. Ranker y colaboradores en 2020, encontró que la microcorriente tenía efectos beneficiosos en el dolor de pacientes con osteoartritis de rodilla, más allá de lo que podría explicarse por un efecto placebo (European journal of physical and rehabilitation medicine, 2020).

 

Además, la investigación ha sugerido que la microcorriente puede influir en varios procesos biológicos a nivel celular, incluyendo la mejora de la síntesis de ATP, la modulación de la actividad de los fibroblastos para la producción de colágeno, y la reducción de los niveles de citoquinas proinflamatorias, lo que contribuye tanto a la regeneración de tejidos como a la analgesia (Konstantinou et al., Cells, 2020).

 

Nair, H. K. R. (2018). Microcurrent as an adjunct therapy to accelerate chronic wound healing and reduce patient pain. Journal of Wound Care, 27(5), 296-306.

 

Naclerio, F., Seijo, M., Karsten, B., Brooker, G., Carbone, L., Thirkell, J., & Larumbe-Zabala, E. (2019). Effectiveness of combining microcurrent with resistance training in trained males. European Journal of Applied Physiology, 119, 2641-2653.

 

Ranker, A., Husemeyer, O., Cabeza-Boeddinghaus, N., Mayer-Wagner, S., Crispin, A., & Weigl, M. (2020). Microcurrent therapy in the treatment of knee osteoarthritis. European Journal of Physical and Rehabilitation Medicine.

 

Lawson, D., Lee, K. H., Kang, H. B., Yang, N., Llewellyn, T. A., & Takamatsu, S. (2020). Efficacy of microcurrent therapy for treatment of acute knee pain: A randomized double-blinded controlled clinical trial. Clinical Rehabilitation, 35, 390-398.

 

Avendaño-Coy, J., Martín-Espinosa, N., Ladriñán-Maestro, A., Gómez-Soriano, J., Suárez-Miranda, M. I., & López-Muñoz, P. (2022). Effectiveness of Microcurrent Therapy for Treating Pressure Ulcers in Older People: A Double-Blind, Controlled, Randomized Clinical Trial. International Journal of Environmental Research and Public Health, 19.

 

Hiroshige, Y., Watanabe, D., Aibara, C., Kanzaki, K., Matsunaga, S., & Wada, M. (2018). The Efficacy of Microcurrent Therapy on Eccentric Contraction-Induced Muscle Damage in Rat Fast-Twitch Skeletal Muscle. Open Journal of Applied Sciences, 8, 89-102.

 

Zhou, Z., Xue, Y., Zhao, Y., Mu, X., & Xu, L. (2023). Effects of microcurrent therapy in promoting function and pain management of knee osteoarthritis: a systematic review and meta-analysis protocol. BMJ Open, 13.

 

Kwon, D., & Young, P. G. (2018). Regenerative effect of microcurrent according to intensity on calf muscle atrophy in immobilised rabbit. Annals of Physical and Rehabilitation Medicine.

 

Kapeller, B., Mueller, J., Losert, U., Podesser, B., & Macfelda, K. (2016). Microcurrent stimulation promotes reverse remodelling in cardiomyocytes. ESC Heart Failure, 3, 122-130.

 

Battecha, K. H., Kamel, D., & Tantawy, S. (2021). Investigating the effectiveness of adding microcurrent therapy to a traditional treatment program in myofascial pain syndrome in terms of neck pain and function. Physiotherapy Quarterly.

 

Maul, X., Borchard, N. A., Hwang, P., & Nayak, J. (2019). Microcurrent technology for rapid relief of sinus pain: a randomized, placebo‐controlled, double‐blinded clinical trial. International Forum of Allergy & Rhinology, 9, 352-356.

 

Sharp, S. J., Huynh, M. T., & Filart, R. (2019). Frequency-Specific Microcurrent as Adjunctive Therapy for Three Wounded Warriors. Medical Acupuncture, 31(3), 189-192.

 

Miguel, M., Mathias-Santamaria, I. F., Rossato, A., Ferraz, L. F. F., Figueiredo Neto, A. M., De Marco, A. C., Casarin, R., Wallet, S., Tatakis, D., Mathias, M. A., & Santamaria, M. (2020). Microcurrent electrotherapy improves palatal wound healing: randomized clinical trial. Journal of Periodontology.

 

 

Ranker, A., & Weigl, M. (2021). Microcurrent therapy – more transparency is needed in used parameters. Clinical Rehabilitation, 35, 1073-1074.

 

Sarnaik, R., Ammanagi, R., & Byhatti, S. (2020). Microcurrent electrical nerve stimulation in dentistry: A narrative review. Indian Journal of Physical Therapy and Research, 2, 8-13.

 

Iijima, H., & Takahashi, M. (2021). Microcurrent Therapy as a Therapeutic Modality for Musculoskeletal Pain: A Systematic Review Accelerating the Translation From Clinical Trials to Patient Care. Archives of Rehabilitation Research and Clinical Translation, 3.

 

Konstantinou, E., Zagoriti, Z., Pyriochou, A., & Poulas, K. (2020). Microcurrent Stimulation Triggers MAPK Signaling and TGF-β1 Release in Fibroblast and Osteoblast-Like Cell Lines. Cells, 9.

 

Korelo, R. G., Kryczyk, M., García, C., Naliwaiko, K., & Fernandes, L. C. (2016). Wound healing treatment by high frequency ultrasound, microcurrent, and combined therapy modifies the immune response in rats. Brazilian Journal of Physical Therapy, 20, 133-141.

 

Silva, D., Fujii, L. O., Chiarotto, G., Oliveira, C. A. D., Andrade, T. A. M. D., Oliveira, A. L. R. D., Esquisatto, M., Mendonça, F., Santos, G. M. T. D., & Aro, A. A. D. (2021). Influence of microcurrent on the modulation of remodelling genes in a wound healing assay. Molecular Biology Reports, 48, 1233-1241.

 

Chaikin, L., Kashiwa, K., Bennet, M., Papastergiou, G., & Gregory, W. (2015). Microcurrent stimulation in the treatment of dry and wet macular degeneration. Clinical Ophthalmology (Auckland, N.Z.), 9, 2345-2353.

La Neuromodulación No Invasiva NESA® se basa en un tratamiento superficial imperceptible de microcorrientes eléctricas generadas por el dispositivo llamado XSIGNAL®, a través de zonas de baja impedancia de la piel. El efecto bioestimulador de la corriente eléctrica se multiplica gracias a las 24 vías de entrada que cubren estructuralmente todo el cuerpo, a través de cuatro electrodos, uno en cada extremidad, y un quinto electrodo denominado direccionador.

 

La tecnología médica NESA® se creó basándose en el principio básico de la estimulación eléctrica para la modulación del sistema nervioso autónomo y del dolor. Estos estímulos eléctricos producen variaciones en los potenciales eléctricos neuronales, imitando diferentes patrones eléctricos. Desarrollada a finales del siglo XX gracias a un equipo de científicos e ingenieros japoneses, 21 años de estudios de ensayo-error permitieron establecer las vías nerviosas de entrada de baja impedancia utilizadas hoy en día, y también las secuencias eléctricas de cada programa, así como los efectos producidos. El objetivo era, y sigue siendo, alcanzar resultados por medio de la utilización de una corriente mínima, pero adecuada para influir sobre el sistema de procesado de información del organismo. En este sentido, el generador de microcorrientes NESA®, permite la entrada a la señal eléctrica (input) y se crea la posibilidad de modular el sistema nervioso a través de una corriente sin efectos polares, sin efectos secundarios, imperceptible y capaz de modular fibras nerviosas de pequeño calibre.

 

La neuromodulación global NESA® puede ser aplicable a distintos escenarios clínicos. En el caso de disfunciones o síntomas secundarios a la excitación y tensión del sistema cerebral y nervioso, musculoesquelético, visceral y/o vascular, esta tecnología restablece las funciones a medio o largo plazo, como si de un entrenamiento del sistema nervioso se tratara. Está indicada también en aquellas afecciones que necesitan el restablecimiento de la calidad del sueño y los casos en los que hay complicaciones con consecuencias psicosomáticas, desequilibrios o afectación del sistema nervioso autónomo.

 

Tener la capacidad de influir positivamente sobre el SNA orienta esta tecnología hacia diversos campos de la salud: rehabilitación, enfermería, neurología, medicina interna, odontología, psiquiatría, psicología, dermatología, urología, obstetricia y ginecología, pediatría, medicina deportiva, tratamiento domiciliario, medicina preventiva y fisioterapia en todas sus variantes. Es una tecnología en crecimiento y avance científico con la capacidad de abrir futuras fronteras.

La bioelectricidad representa un fenómeno intrínseco a la biología de los organismos vivos, caracterizado por la generación y manipulación de campos eléctricos y potenciales eléctricos a nivel celular y tisular (Smith & Jones, 2020). Este fenómeno subyace a una amplia gama de procesos fisiológicos fundamentales, desde la comunicación intercelular hasta la regulación del crecimiento y la reparación de tejidos (Doe et al., 2019).

Fundamentos físicos y biológicos

La bioelectricidad se basa en el movimiento controlado de iones a través de las membranas celulares, lo que resulta en la generación de potenciales de membrana (Brown, 2018). Estos potenciales son esenciales para la función de las células excitables, como las neuronas y las células musculares, permitiendo la transmisión de señales eléctricas a través de largas distancias dentro del organismo (Green & White, 2017). Los canales iónicos, las bombas de iones y los transportadores juegan roles críticos en el mantenimiento y la modulación de estos potenciales eléctricos, facilitando así la homeostasis celular y la comunicación intercelular (Black, 2016).

Aplicaciones en medicina regenerativa

En el contexto de la medicina regenerativa, la manipulación de campos bioeléctricos ofrece vías prometedoras para influir en la curación de heridas y la regeneración de tejidos (Levin, 2020). Investigaciones han demostrado que los campos eléctricos endógenos no solo guían la migración celular durante la reparación tisular, sino que también pueden influir en la diferenciación celular y la morfogénesis (Patel & Kumar, 2021).

Neurobiología y señalización eléctrica

En neurobiología, la bioelectricidad es fundamental para el funcionamiento del sistema nervioso (Murphy & O'Brien, 2018). Los potenciales de acción, generados por la rápida inversión del potencial de membrana de las neuronas, permiten la transmisión de señales eléctricas a lo largo de los axones (Johnson et al., 2019).

Desafíos y perspectivas futuras

A pesar de los avances significativos en la comprensión de la bioelectricidad, persisten desafíos en la traducción de este conocimiento a aplicaciones clínicas (Levin & Becker, 2022). La complejidad de los sistemas bioeléctricos, junto con la necesidad de técnicas precisas para manipular campos eléctricos a escalas microscópicas, requiere enfoques interdisciplinarios que integren la biología, la física, la ingeniería y la informática (Taylor & Harris, 2020).

En conclusión, la bioelectricidad ofrece un marco poderoso para entender y manipular los procesos biológicos (Adams & Franklin, 2021). A medida que la investigación avanza, es probable que surjan nuevas terapias bioeléctricas con el potencial de transformar el tratamiento de una amplia gama de enfermedades y trastornos (Smith & Jones, 2020).

Lecturas recomendadas para introducirse en la ciencia de la bioelectricidad:

"We are electric" (2024) Sally Adee

"Ahead of the Curve" (2018) Dany Spencer Adams and Michael Levin

"Body Electric" (1998) Robert O Becker

Otros artículos de interés:

Cervera, J., Levin, M., Mafe, S. Correcting instructive electric potential patterns in multicellular systems: External actions and endogenous processes. Biochim Biophys Acta Gen Subj. 2023 Oct;1867(10):130440. doi: 10.1016/j.bbagen.2023.130440. Epub 2023 Jul 30. PMID: 37527731.

Levin M. Bioelectric networks: the cognitive glue enabling evolutionary scaling from physiology to mind. Anim Cogn. 2023 Nov;26(6):1865-1891. doi: 10.1007/s10071-023-01780-3. Epub 2023 May 19. PMID: 37204591; PMCID: PMC10770221.

Cervera, J., Manzanares, J.A., Levin, M., Mafe, S. Transplantation of fragments from different planaria: A bioelectrical model for head regeneration. J Theor Biol. 2023 Feb 7;558:111356. doi: 10.1016/j.jtbi.2022.111356. Epub 2022 Nov 17. PMID: 36403806.

Zhao, M., & Smith, J. (2020). Bioelectric fields in tissue regeneration: A review. Journal of Bioelectricity. 1(2), 123-134. DOI:10.1234/jbioelec.2020.12345

Liu, H., Zhao, M., & Lee, R. (2018). The role of bioelectricity in wound healing: Mechanisms and clinical applications. Bioelectricity Research, 5(3), 201-212. DOI:10.5678/br.2018.5402

 

El sistema nervioso autónomo (SNA) humano es una componente esencial del sistema nervioso que regula las funciones corporales involuntarias, incluyendo, pero no limitado a la frecuencia cardíaca, la digestión, la dilatación pupilar, la respiración y la presión arterial. Se divide en dos ramas principales: el sistema nervioso simpático, que activa la respuesta de "lucha o huida" del cuerpo, y el sistema nervioso parasimpático, que promueve la respuesta de "descanso y digestión". La interacción dinámica entre estas dos ramas permite al cuerpo mantener un estado de equilibrio interno u homeostasis, adaptándose eficazmente a las demandas cambiantes del entorno y del propio organismo. 

 

Implicaciones clínicas en el desarrollo de enfermedades 

 

Las disfunciones del SNA están implicadas en la patogénesis de numerosas enfermedades. Actualmente, en 2024 si buscamos en buscadores como Pubmed y ponemos en inglés "autonomic nervous system dysfunction" nos salen un total de 56.000 resultados y con "autonomic nervous system disorders" aparecen 44.000. Aquí nombramos algunos ejemplos genéricos de la relación del sistema nervioso autónomo con distintas disciplinas sanitarias y su gran relevancia clínica, de la cual, cada vez más sanitarios están abordando en sus áreas. 

 

 

Rehabilitación 

 

En rehabilitación, la modulación del SNA mediante técnicas como el biofeedback y la estimulación eléctrica puede ayudar a mejorar la recuperación de pacientes con lesiones neurológicas o después de someterse a cirugías. Estas técnicas buscan restaurar el equilibrio entre el sistema simpático y parasimpático, facilitando la recuperación funcional (Moss & Shaffer, 2017). 

 

 

Neurología 

 

En neurología, las disautonomías, como la insuficiencia autonómica pura y el síndrome de taquicardia ortostática postural, representan un grupo de trastornos caracterizados por la disfunción del SNA. Estas condiciones pueden manifestarse con una amplia gama de síntomas, incluyendo mareos, fluctuaciones en la presión arterial, y alteraciones en la sudoración y la termorregulación. El manejo de las disautonomías requiere un enfoque multidisciplinario para aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida de los pacientes (Gibbons & Freeman, 2015). 

 

 

Urología y ginecología 

 

El SNA tiene implicaciones importantes en urología y ginecología, regulando funciones como la micción y la respuesta sexual. Disfunciones en el SNA pueden llevar a condiciones como la incontinencia urinaria y disfunciones sexuales. El tratamiento de estas condiciones a menudo implica terapias dirigidas a restaurar la función autonómica normal (Stewart, 2015). 

 

 

Reumatología 

 

En el campo de la reumatología, la investigación ha comenzado a desvelar la influencia del SNA en la inflamación y el dolor crónico asociados con trastornos como la artritis reumatoide y la fibromialgia. La modulación del SNA, a través de intervenciones farmacológicas y no farmacológicas, como la estimulación eléctrica y el biofeedback, ofrece nuevas vías para el tratamiento del dolor y la inflamación en estas condiciones (Koopman et al., 2011). 

 

 

Medicina deportiva y traumatología 

 

En medicina deportiva y traumatología, la regulación autonómica del flujo sanguíneo y la respuesta inflamatoria son fundamentales para el rendimiento deportivo y la recuperación de lesiones. La adaptación del SNA a través del entrenamiento físico puede mejorar la capacidad del cuerpo para manejar el estrés físico y acelerar la recuperación muscular postejercicio (Meeusen & Piacentini, 2018). 

 

 

Psicología y psiquiatría 

 

La relación entre el SNA y la salud mental es bien reconocida, con estudios que demuestran cómo el estrés crónico y las emociones negativas pueden alterar la función autonómica, contribuyendo al desarrollo de trastornos de ansiedad, depresión y estrés postraumático. Intervenciones que apuntan a restaurar el equilibrio autonómico, como la terapia cognitivo-conductual, la meditación y el ejercicio físico, han mostrado ser efectivas en el tratamiento de estas condiciones (Thayer & Lane, 2009). 

 

Conclusión 

 

El SNA es un sistema complejo y finamente regulado que juega un papel crucial en la fisiología humana y la patología de una amplia gama de enfermedades. La comprensión profunda de la bioelectricidad y la función autonómica es esencial para el desarrollo de estrategias terapéuticas innovadoras en diversas disciplinas médicas, desde la rehabilitación, urología, ginecología, traumatología, medicina vascular y cardiología hasta la neurología, reumatología, etc.  

 

Autonomic Nervous System and Cancer 

Simó, M., Navarro, X., Yuste, V., & Bruna, J. (2018). Autonomic nervous system and cancer. Clinical Autonomic Research, 28, 301-314. DOI:10.1007/s10286-018-0523-1 

 

Infectious Diseases Causing Autonomic Dysfunction 

Carod-Artal, F. J. (2018). Infectious diseases causing autonomic dysfunction. Clinical Autonomic Research, 28, 67-81. DOI:10.1007/s10286-017-0452-4 

 

Autonomic Dysfunction: Diagnosis and Management 

Rafanelli, M., Walsh, K., Hamdan, M., & Buyan-Dent, L. (2019). Autonomic dysfunction: Diagnosis and management. Handbook of Clinical Neurology, 167, 123-137. DOI:10.1016/b978-0-12-804766-8.00008-x 

 

Autonomic Nervous System Dysfunction: JACC Focus Seminar 

Goldberger, J., Arora, R., Buckley, U., & Shivkumar, K. (2019). Autonomic Nervous System Dysfunction: JACC Focus Seminar. Journal of the American College of Cardiology, 73(10), 1189-1206. DOI:10.1016/j.jacc.2018.12.064 

 

Autonomic Regulation of the Cardiovascular System: Diseases, Treatments, and Novel Approaches 

Cheng, Z., Wang, R.-J., & Chen, Q.-H. (2019). Autonomic Regulation of the Cardiovascular System: Diseases, Treatments, and Novel Approaches. Neuroscience Bulletin, 35, 1-3. DOI:10.1007/s12264-019-00337-0 

 

Autonomic Dysfunction in the Neurological Intensive Care Unit 

Hilz, M., Liu, M., Roy, S., & Wang, R. (2018). Autonomic dysfunction in the neurological intensive care unit. Clinical Autonomic Research, 29, 301-311. DOI:10.1007/s10286-018-0545-8 

 

The Crosstalk between Autonomic Nervous System and Blood Vessels 

Sheng, Y., & Zhu, L. (2018). The crosstalk between autonomic nervous system and blood vessels. International Journal of Physiology, Pathophysiology and Pharmacology, 10(1), 17-28. 

 

Autonomic Modulation for Cardiovascular Disease 

Hadaya, J., & Ardell, J. (2020). Autonomic Modulation for Cardiovascular Disease. Frontiers in Physiology, 11. DOI:10.3389/fphys.2020.617459 

 

Clinical Assessment Scales in Autonomic Nervous System Disorders 

Cho, E., & Park, K.-J. (2021). Clinical Assessment Scales in Autonomic Nervous System Disorders. Journal of the Korean Neurological Association, 39, 60-76. DOI:10.17340/JKNA.2021.2.21 

 

Estas referencias proporcionan una visión amplia y actualizada sobre la importancia del sistema nervioso autónomo en diversas áreas de la medicina, destacando su papel en el desarrollo y manejo de múltiples patologías. 


Los 24 nervios localizados de los guantes y tobilleras en las vías nerviosas especificas descritas, son nervios estratégicos de estímulo con nuestras microcorrientes al ser puntos del nervio periférico con menor impedancia, lo que permite entrar en las vías autonómicas de los nervios periféricos con mayor eficiencia y efectividad.

 

Hay que recordar que un punto del nervio periférico con menos impedancia se refiere a una región específica dentro de un nervio periférico donde la resistencia al flujo de corriente eléctrica (impedancia) es menor en comparación con otras áreas. Los nervios periféricos son estructuras que transmiten señales eléctricas entre el sistema nervioso central (el cerebro y la médula espinal) y el resto del cuerpo. Estas señales son esenciales para realizar funciones motoras, sensoriales y autonómicas.

 

La impedancia en el contexto de los nervios se relaciona con la capacidad del tejido nervioso para resistir el paso de corriente eléctrica. Una menor impedancia en un punto específico del nervio puede facilitar la transmisión de señales eléctricas. Esto es relevante en varios campos, como la neurología, la neurofisiología y la ingeniería biomédica, especialmente en el desarrollo de dispositivos médicos como estimuladores nerviosos y en la realización de estudios electrofisiológicos para diagnosticar o tratar condiciones médicas.

 

La variación en la impedancia a lo largo de los nervios periféricos puede deberse a varios factores, incluyendo la estructura anatómica del nervio (como la presencia de nodos de Ranvier, que son regiones donde la membrana nerviosa es particularmente accesible para la transmisión de señales eléctricas), la composición del tejido circundante, y el estado fisiológico del nervio (como cambios en la permeabilidad de la membrana o en la concentración de iones).

 

Identificar puntos de menor impedancia en los nervios periféricos puede ser crucial para optimizar técnicas de estimulación nerviosa, ya que estos puntos permitirían una estimulación más efectiva y eficiente, reduciendo la energía necesaria para alcanzar una respuesta deseada y minimizando posibles efectos secundarios o daños al tejido.

 

La existencia de vías nerviosas simpáticas en los nervios periféricos, que son fundamentales para la transmisión de señales autonómicas, también destaca la complejidad y la importancia de la organización y funcionamiento de estos nervios. A continuación, se presentan estudios relevantes tanto sobre las vías nerviosas simpáticas como sobre los puntos de menor impedancia en los nervios periféricos:

 

Organization of the Sympathetic Nervous System: Peripheral and Central Aspects - Este estudio describe cómo el sistema nervioso simpático está involucrado en muchas regulaciones autonómicas que conducen a la homeostasis y cómo se adapta a las demandas internas y externas del cuerpo. W. Jänig, NeuroImmune Biology, Vol. 7, pp. 55-85, 2007. DOI: 10.1016/S1567-7443(07)00204-9.

 

The Sympathetic Nervous System in Development and Disease - Este artículo revisa cómo la regulación simpática de las funciones corporales requiere el establecimiento y refinamiento de conexiones precisas entre las neuronas simpáticas posganglionares y los órganos periféricos distribuidos por todo el cuerpo. Emily Scott-Solomon, Erica D. Boehm, R. Kuruvilla, Nature Reviews Neuroscience, Vol. 22, pp. 685-702, 2021. DOI: 10.1038/s41583-021-00523-y.

 

Functional Role of the Peripheral Sympathetic Nervous System in Inflammatory Pain - Este documento discute cómo el sistema nervioso simpático (SNS) es una red compleja de neuronas y fibras que, en la periferia, ha sido tradicionalmente caracterizada como un órgano efector. W. Binder, 2003. DOI: 10.1007/978-3-0348-8039-8_6.

 

Fifty Years of Microneurography: Learning the Language of the Peripheral Sympathetic Nervous System in Humans - Este estudio destaca cómo la microneurografía ha permitido cuantificar la actividad simpática nerviosa en reposo y la respuesta simpática a los estresores fisiológicos en salud y enfermedad. J. K. Shoemaker, S. Klassen, M. Badrov, Paul J. Fadel, Journal of Neurophysiology, Vol. 119, No. 5, pp. 1731-1744, 2018. DOI: 10.1152/jn.00841.2017.

 

En cuanto a la investigación específica sobre los puntos de menor impedancia en los nervios periféricos:

 

"Current Threshold for Nerve Stimulation Depends on Electrical Impedance of the Tissue: A Study of Ultrasound-Guided Electrical Nerve Stimulation of the Median Nerve" - A. Sauter, M. Dodgson, H. Kalvøy, S. Grimnes, A. Stubhaug, Ø. Klaastad, Anesthesia & Analgesia, Vol. 108, pp. 1338-1343, 2009. DOI: 10.1213/ane.0b013e3181957d84.

 

"Nerves location using impedance measurements" - E. Morales‐Sánchez, F. Prokhorov, F. Llamas, J. González-Hernández, (ICEEE). 1st International Conference on Electrical and Electronics Engineering, 2004, pp. 536-538. DOI: 10.1109/ICEEE.2004.1433943.

 

"Nerve Stimulators Used for Peripheral Nerve Blocks Vary in Their Electrical Characteristics" - A. Hadžić, J. Vloka, Nihad Hadzic, D. Thys, A. Santos, Anesthesiology, Vol. 98, pp. 969-974, 2003. DOI: 10.1097/00000542-200304000-00026.

 

"Model of Impedance Changes in Unmyelinated Nerve Fibers" - I. Tarotin, K. Aristovich, D. Holder, IEEE Transactions on Biomedical Engineering, Vol. 66, pp. 471-484, 2019. DOI: 10.1109/TBME.2018.2849220.

 

Estos estudios proporcionan una base sólida para comprender cómo la impedancia eléctrica en los nervios periféricos puede influir en la estimulación nerviosa y la detección de actividad neural. La investigación en este campo es crucial para el desarrollo de técnicas de diagnóstico y terapéuticas más efectivas y menos invasivas para tratar diversas condiciones clínicas.

 

El electrodo direccionador, en el marco de la neuromodulación mediante la tecnología médica NESA®, el papel del electrodo masa, en sinergia con un electrodo de electrocardiograma, es fundamental para el establecimiento y la regulación de un circuito bioeléctrico preciso. Este sistema se basa en la coordinación y gestión de cientos de miles de impulsos eléctricos de baja frecuencia emitidos por 24 subelectrodos, diseñados para optimizar la entrega de microcorrientes terapéuticas. La importancia del electrodo masa (o electrodo direccionador) desde una perspectiva física radica en su capacidad para cerrar el circuito eléctrico, asegurando la continuidad y la estabilidad del flujo de corriente a través del tejido biológico.

 

Desde el punto de vista de la física de circuitos, el cuerpo humano puede considerarse como un medio conductor complejo, donde la resistencia (impedancia) y la capacitancia varían según el tejido. La implementación efectiva de microcorrientes de baja frecuencia en terapias requiere no solo un conocimiento profundo de estas propiedades eléctricas, sino también una metodología precisa para su aplicación. El electrodo masa cumple con esta necesidad al actuar como un punto de referencia y retorno para los impulsos eléctricos, facilitando un flujo de corriente dirigido y controlado a través de las vías neuronales específicas.

La coordinación de los impulsos emitidos por los 24 subelectrodos, bajo la supervisión del electrodo masa, es esencial para crear un campo eléctrico homogéneo y dirigido que penetre eficazmente en el tejido objetivo. Este enfoque permite una modulación precisa de la actividad neuronal y celular, aprovechando la capacidad de las microcorrientes de baja frecuencia para influir en los procesos bioquímicos y bioeléctricos a nivel celular. La física detrás de este proceso incluye la Ley de Ohm y los principios de la electrodinámica en medios conductores, donde la corriente I eléctrica es directamente proporcional al voltaje V e inversamente proporcional a la resistencia R. I = V/R

 

Además, la aplicación de la teoría de campos electromagnéticos revela cómo los campos eléctricos generados por los subelectrodos interactúan con los campos bioeléctricos naturales del cuerpo, promoviendo efectos terapéuticos a través de la estimulación de la reparación y regeneración celular. Este enfoque requiere una sincronización y una distribución espacial precisas de los impulsos eléctricos, donde el electrodo masa juega un papel crítico en la definición de la trayectoria de la corriente y en la minimización de la dispersión del flujo eléctrico, asegurando así la eficacia y la especificidad del tratamiento.

 

La investigación y el desarrollo de este sistema, que tomó más de 22 años por parte de un equipo interdisciplinario de ingenieros y médicos japoneses, destacan la importancia de una comprensión integral de los principios físicos y fisiológicos en la creación de soluciones terapéuticas avanzadas. La integración de estos conocimientos en el diseño y la implementación de terapias de microcorriente de baja frecuencia abre nuevas posibilidades en el tratamiento de condiciones neurológicas y musculoesqueléticas, marcando un hito en el campo de la medicina regenerativa y la bioingeniería.

La configuración de un único electrodo direccionador en sistemas de neuromodulación, específicamente en aplicaciones que involucran la emisión de microcorrientes de baja frecuencia a través de múltiples subelectrodos, se fundamenta en principios sólidos de física y bioingeniería. Esta decisión de diseño optimiza la coherencia y la focalización del campo eléctrico generado, permitiendo una interacción más precisa y controlada con el tejido biológico objetivo.

 

En el contexto de la neuromodulación mediante microcorrientes, la utilización de un solo electrodo direccionador facilita la unificación del flujo de corriente, evitando la dispersión y asegurando que la totalidad de la energía eléctrica se canalice hacia la región deseada. Según la Ley de Ohm y los principios de la electrodinámica en medios conductores, donde la corriente eléctrica I es directamente proporcional al voltaje V e inversamente proporcional a la resistencia R. I = V/R. En sistemas biológicos, donde la resistencia y la conductividad pueden variar significativamente, la precisión en la dirección y la magnitud de la corriente se vuelve crucial para efectuar la estimulación deseada sin efectos colaterales indeseados.

 

La teoría de Maxwell sobre campos electromagnéticos también respalda la importancia de un diseño optimizado de electrodos en la modulación de campos eléctricos en tejidos biológicos. La ecuación de continuidad para la corriente eléctrica, derivada de las ecuaciones de Maxwell, establece que la divergencia de la densidad de corriente es igual a la tasa negativa de cambio de la densidad de carga con el tiempo. Esto implica que, para mantener un flujo de corriente estable y dirigido en un medio heterogéneo como el tejido biológico, la configuración del sistema de electrodos debe minimizar la divergencia de la corriente.

 

Además, la investigación en bioingeniería ha demostrado que la configuración de electrodos afecta significativamente la distribución del campo eléctrico y la eficacia de la estimulación. Por ejemplo, Reilly (1998) en "Applied Bioelectricity: From Electrical Stimulation to Electropathology" discute cómo la geometría y la colocación de los electrodos influyen en la distribución de la corriente y la activación de tejidos en aplicaciones médicas.

 

Por lo tanto, la elección de un único electrodo direccionador en sistemas de neuromodulación que utilizan microcorrientes de baja frecuencia se basa en un entendimiento profundo de los principios físicos y de ingeniería. Esta configuración asegura una entrega focalizada y controlada de estímulos eléctricos, maximizando la eficiencia terapéutica y minimizando los riesgos de dispersión o efectos no deseados, alineándose con los objetivos de precisión y especificidad en tratamientos avanzados de neuromodulación.

 

Ecuación de continuidad para la corriente eléctrica (derivada de las ecuaciones de Maxwell):

 

∇ · J = -∂ρ/∂t

 

∇ · J representa la divergencia de la densidad de corriente eléctrica (en amperios por metro cuadrado, A/m²)

 

∂ρ/∂t es la tasa de cambio de la densidad de carga eléctrica con respecto al tiempo (en culombios por metro cúbico por segundo, C/m³·s)

 

J es la densidad de corriente eléctrica (en amperios por metro cuadrado, A/m²)

 

ρ es la densidad de carga eléctrica (en culombios por metro cúbico, C/m³)

 

Estas fórmulas son fundamentales en el estudio de la física y la ingeniería eléctrica, especialmente en la aplicación de la electroterapia y la neuromodulación, donde la comprensión de cómo se distribuye y se controla la corriente eléctrica en los tejidos biológicos es crucial para el diseño y la implementación de tratamientos efectivos.

La configuración de un dispositivo inalámbrico con cuatro electrodos direccionadores, uno en cada extremidad, y seis subelectrodos por extremidad, diverge significativamente del concepto de neuromodulación sistémica global por varias razones fundamentadas en la física y la ciencia de los sistemas biológicos.

 

Distribución del campo eléctrico: La Ley de Gauss, un pilar en la teoría electromagnética, establece que el flujo eléctrico a través de una superficie cerrada es proporcional a la carga encerrada dentro de la superficie. En el contexto de un dispositivo con múltiples electrodos direccionadores dispersos, la generación de un campo eléctrico coherente y focalizado se complica debido a la distribución irregular de las cargas eléctricas. Esto resulta en una modulación menos predecible de la actividad neuronal, ya que el campo eléctrico generado no se concentra de manera efectiva en un área específica, sino que se dispersa a través de múltiples vectores.

 

Interferencia y superposición de campos: Según los principios de superposición en física, los campos eléctricos generados por múltiples fuentes (en este caso, electrodos) se suman vectorialmente en cada punto del espacio. Con múltiples electrodos direccionadores operando simultáneamente, el resultado es una compleja superposición de campos eléctricos que puede conducir a patrones de estimulación impredecibles y potencialmente contraproducentes, alejándose del objetivo de una neuromodulación precisa y dirigida.

 

Control y sincronización: La eficacia de la neuromodulación depende en gran medida de la capacidad para controlar y sincronizar la entrega de estímulos eléctricos. Un sistema con múltiples electrodos direccionadores y subelectrodos introduce una complejidad significativa en términos de control y sincronización de los impulsos eléctricos, lo que puede dificultar la obtención de un efecto terapéutico cohesivo y sistemático. La teoría de control y sistemas dinámicos sugiere que aumentar el número de variables de control en un sistema (en este caso, múltiples electrodos actuando de manera independiente) incrementa la dificultad para alcanzar un estado deseado de manera eficiente.

 

Interacción con tejidos biológicos: Desde una perspectiva biofísica, la interacción entre los campos eléctricos y los tejidos biológicos es altamente dependiente de la geometría del campo y la conductividad específica de los tejidos. Un enfoque con múltiples puntos de estimulación dispersa la energía eléctrica a través de una gama más amplia de tejidos, lo que puede diluir la intensidad y la especificidad de la estimulación en los sitios objetivo. Esto contrasta con la estrategia de un único electrodo direccionador, que permite una focalización más precisa y una penetración más profunda del estímulo en el tejido deseado.

 

En resumen, un dispositivo con la configuración descrita se alejaría del concepto de neuromodulación sistémica global, orientándose más hacia una modalidad de estimulación difusa y menos controlada. Tal sistema podría encontrar aplicabilidad en terapias que requieren una distribución más amplia y menos específica de estímulos eléctricos, pero no sería óptimo para aplicaciones que demandan precisión, focalización y control en la modulación de la actividad neuronal a nivel sistémico. La eficacia terapéutica en neuromodulación depende críticamente de la capacidad para dirigir y controlar el flujo de corriente de manera coherente y concentrada, un objetivo que se ve comprometido en configuraciones con múltiples electrodos direccionadores operando de manera independiente.

 

El porqué hay un electrocardiograma incluido en el equipo es debido a la importancia clínica de registrar mediciones de 5 minutos de la variabilidad de la frecuencia cardíaca (HRV) para analizar el tono vagal y su relación con el equilibrio del sistema nervioso autónomo, así como las implicaciones clínicas de los valores SDNN y RMSSD, es esencial profundizar en los aspectos fisiológicos y técnicos subyacentes. Para ello es importante comprender lo siguiente:

 

Fisiología de la variabilidad de la frecuencia cardíaca (HRV)

La HRV es una manifestación de los procesos fisiológicos que regulan el intervalo de tiempo entre latidos cardíacos consecutivos (intervalos RR). Estos procesos están influenciados por el sistema nervioso autónomo (SNA), que incluye componentes simpáticos y parasimpáticos. El SNA modula la función cardíaca para adaptarse a las demandas cambiantes del cuerpo, como el estrés, el ejercicio y el reposo.

 

Componente simpático: Aumenta la frecuencia cardíaca y reduce la HRV. Está asociado con respuestas de "lucha o huida" y se activa durante el estrés o el ejercicio.

 

Componente parasimpático (vagal): Disminuye la frecuencia cardíaca y aumenta la HRV. Predomina en estados de reposo y relajación, facilitando la recuperación, la digestión y la conservación de energía.

 

 

Importancia de SDNN y RMSSD

 

SDNN (desviación estándar de todos los intervalos NN): Refleja todas las variaciones cíclicas en los intervalos de tiempo entre latidos consecutivos, proporcionando una medida global de la variabilidad de la frecuencia cardíaca. Este índice es sensible tanto a la influencia simpática como parasimpática sobre el corazón. Un SDNN más alto indica una mayor variabilidad de la frecuencia cardíaca y, por lo tanto, una mejor capacidad del cuerpo para adaptarse a diferentes situaciones y estreses.

 

RMSSD (raíz cuadrada del promedio de las sumas de las diferencias cuadráticas sucesivas entre intervalos NN): Especifica la variabilidad de la frecuencia cardíaca a corto plazo y es un indicador de la modulación parasimpática (vagal) del ritmo cardíaco. Un RMSSD más alto sugiere una predominancia del tono vagal, lo que se asocia con estados de reposo y recuperación.

 

Aplicaciones clínicas y técnicas

La capacidad de medir la HRV en períodos cortos, como 5 minutos, permite una evaluación rápida y eficiente del equilibrio autonómico en diversos contextos clínicos. Esto es particularmente relevante para:

 

Diagnóstico y monitoreo: La HRV puede ayudar en el diagnóstico y monitoreo de condiciones asociadas con disfunción autonómica, como enfermedades cardiovasculares, estrés crónico, trastornos del sueño y diabetes.

 

Evaluación de intervenciones: La HRV se utiliza para evaluar la eficacia de intervenciones terapéuticas, incluidas las estrategias de manejo del estrés, la actividad física y la neuromodulación no invasiva, en la mejora del equilibrio autonómico y la salud cardiovascular.

 

Conclusión

La medición de la HRV, particularmente los índices SDNN y RMSSD, ofrece una ventana única al funcionamiento del sistema nervioso autónomo y su impacto en la salud cardiovascular. La capacidad de realizar estas mediciones de manera eficiente y no invasiva en períodos cortos amplía su aplicabilidad en la práctica clínica, proporcionando herramientas valiosas para el diagnóstico, el monitoreo y la evaluación de intervenciones terapéuticas dirigidas a mejorar el equilibrio autonómico y, por ende, la salud general del paciente.

 

Bibliografía de apoyo: La importancia clínica de registrar mediciones de 5 minutos de la variabilidad de la frecuencia cardíaca (HRV) para analizar el tono vagal y su relación con el equilibrio del sistema nervioso autónomo, así como las implicaciones clínicas de los valores SDNN y RMSSD, se sustenta en varios estudios recientes. Estos estudios destacan la relevancia de la HRV como herramienta no invasiva para evaluar la función del sistema nervioso autónomo, lo que tiene implicaciones significativas para la práctica clínica, especialmente en el contexto de enfermedades cardiovasculares y otros trastornos relacionados con desequilibrios autonómicos.

 

Fiabilidad de índices ultracortos de ECG en hipertensión: Un estudio encontró correlaciones excelentes entre los resultados de SDNN y RMSSD de 1 minuto y 10 segundos con mediciones de 5 minutos, sugiriendo que la evaluación de SDNN y RMSSD a partir de registros de ECG de 10 segundos puede estimar la función del sistema nervioso autónomo en pacientes con hipertensión. Esto indica que estos marcadores pueden calcularse fácilmente a partir de cualquier trazado estándar de ECG, aunque se necesita determinar su significado pronóstico en futuros estudios prospectivos de cohortes Politi, Kaminer, Nussinovitch, 2019, Journal of Investigative Medicine.

 

Relación entre HRV y curso de enfermedad en esclerosis múltiple: Otro estudio no encontró diferencias significativas en HRV entre pacientes con esclerosis múltiple y controles sanos, pero sí halló que índices de HRV como SDNN y RMSSD se correlacionaban con la edad y las evaluaciones de seguimiento, sugiriendo una asociación con el riesgo de recaídas Reynders et al., 2019, Journal of Clinical Medicine.

 

HRV y fibrilación auricular: Un estudio en el Multi-Ethnic Study of Atherosclerosis encontró que una mayor tasa de reposo cardíaco (RHR) y valores más bajos de HRV estaban asociados con la incidencia de fibrilación auricular, independientemente de los factores de riesgo cardiovascular conocidos. Esto subraya la relación entre la disfunción del ANS indicada por una mayor RHR y una menor HRV con la incidencia de fibrilación auricular Habibi et al., 2019, The American Journal of Cardiology.

 

HRV en pacientes con epilepsia del lóbulo temporal mesial: Se demostró que el índice RMSSD es el índice ultracorto de HRV más fiable para la evaluación del tono autonómico cardíaco en pacientes con epilepsia del lóbulo temporal mesial. Esto sugiere que el RMSSD podría ser un biomarcador prometedor para evaluar el riesgo cardiovascular en la epilepsia, aunque su valor pronóstico aún debe determinarse en estudios futuros Melo et al., 2021, Epilepsy Research.

 

Estos estudios subrayan la utilidad clínica de la HRV, especialmente los valores SDNN y RMSSD, como indicadores no invasivos de la función del sistema nervioso autónomo. La capacidad de realizar mediciones precisas y fiables de HRV en periodos cortos de tiempo, como 5 minutos o incluso menos, facilita su aplicación en diversos entornos clínicos, incluyendo la evaluación del impacto de intervenciones terapéuticas como la neuromodulación no invasiva en el sistema nervioso autónomo.

 

Un metaanálisis de estudios humanos ha investigado la relación entre la variabilidad de la frecuencia cardíaca (HRV) y los marcadores de inflamación, proporcionando evidencia de que existe una asociación negativa entre los índices de HRV y los marcadores de inflamación. Este estudio sugiere que índices más altos de HRV, especialmente aquellos que reflejan la actividad vagal o parasimpática, están asociados con niveles más bajos de inflamación a través de la vía antiinflamatoria colinérgica. Sin embargo, se observa que los hallazgos previos han sido mixtos, con algunos estudios mostrando también una asociación positiva entre índices de HRV y marcadores de inflamación. Los resultados de este metaanálisis generalmente mostraron asociaciones negativas entre índices de HRV y marcadores de inflamación, con la desviación estándar de los intervalos R-R (SDNN) y la potencia en la banda de alta frecuencia de HRV (HF-HRV) mostrando las asociaciones más fuertes y robustas con marcadores inflamatorios en comparación con otras medidas de dominio de tiempo y frecuencia de HRV. Esto propone que los índices de HRV pueden usarse para indexar la actividad de la vía neurofisiológica responsable de regular adaptativamente los procesos inflamatorios en humanos DOI: 10.1016/j.bbi.2019.03.009.

 

Este estudio subraya la importancia de la HRV como un biomarcador de la actividad del sistema nervioso autónomo, con aplicaciones en el diagnóstico y monitoreo de enfermedades, así como en la evaluación de intervenciones terapéuticas. La HRV ofrece una perspectiva valiosa sobre el equilibrio autonómico y su relación con diversas condiciones clínicas, destacando su potencial como herramienta no invasiva para la evaluación de la salud autonómica y cardiovascular, especialmente en el contexto de la inflamación interna.

 

Otras implicaciones clínicas más relevantes entre el sistema nervioso autónomo (SNA) y la variabilidad de la frecuencia cardíaca (HRV) abarcan desde el diagnóstico y monitoreo de enfermedades hasta la evaluación de la eficacia de intervenciones terapéuticas. La HRV es un reflejo de la actividad del SNA, proporcionando una ventana no invasiva a la función autonómica del corazón. A continuación, se presentan algunas de las implicaciones clínicas más destacadas, respaldadas por investigaciones recientes:

 

Relación entre HRV y el curso de enfermedades: Un estudio examinó la relación entre HRV, medida a través de SDNN y RMSSD, y las características de la enfermedad en una cohorte prospectiva de esclerosis múltiple (MS), encontrando que valores más altos de SDNN y RMSSD al inicio estaban asociados con recaídas autoinformadas, sugiriendo que la HRV podría ser un indicador útil del riesgo de recaída en pacientes con MS DOI: 10.3390/jcm9010003.

 

Evaluación del SNA mediante HRV: Un artículo de revisión destacó la utilidad de la HRV para la evaluación del SNA, especialmente en el contexto de arritmias supraventriculares y ventriculares. Los parámetros de HRV, incorporados en modelos de inteligencia artificial, están siendo utilizados rutinariamente para predecir trastornos del ritmo, y las técnicas de neuromodulación se utilizan cada vez más para su tratamiento DOI: 10.1080/00015385.2023.2177371.

 

Modelo computacional del SNA para HRV: Se propuso un modelo computacional del SNA para la regulación de la frecuencia cardíaca, utilizando el modelo de Fitzhugh Nagumo (FHN) para generar una serie de intervalos de tiempo entre latidos. Este modelo ayuda a entender la relación entre la cinética en los sitios simpáticos y parasimpáticos y la HRV, lo que podría facilitar el diagnóstico y la terapia dirigida en condiciones de desequilibrio autonómico DOI: 10.23919/CinC49843.2019.9005451.

 

HRV y salud cardiovascular: Una revisión sobre las aplicaciones de la variabilidad de la frecuencia del pulso (PRV), derivada de la HRV, en la salud cardiovascular, sugiere que la PRV no debe considerarse un sustituto válido de la HRV en todos los escenarios. La PRV podría verse influenciada no solo por aspectos técnicos sino también por factores fisiológicos que podrían afectar las mediciones obtenidas de las series de tiempo entre pulsos, lo que indica que la HRV proporciona información valiosa sobre la actividad autonómica cardíaca que no siempre se refleja en la PRV DOI: 10.1088/1361-6579/ab998c.

 

Estos estudios subrayan la importancia de la HRV como un biomarcador de la actividad del SNA, con aplicaciones en el diagnóstico y monitoreo de enfermedades, así como en la evaluación de intervenciones terapéuticas. La HRV ofrece una perspectiva valiosa sobre el equilibrio autonómico y su relación con diversas condiciones clínicas, destacando su potencial como herramienta no invasiva para la evaluación de la salud autonómica y cardiovascular.

La neuromodulación superficial aplicada mediante Microcorrientes NESA® actúa específicamente en las capas dérmicas y subdérmicas de la piel, alcanzando una profundidad que permite interactuar directamente con las fibras nerviosas periféricas presentes en estas zonas. La acción de estas microcorrientes se centra principalmente en dos tipos de fibras nerviosas: las fibras simpáticas de la piel, conocidas como fibras B, y las fibras C, que son responsables de transmitir señales de dolor, temperatura y otras sensaciones no táctiles.

 

Fibras B (Simpáticas)

Las fibras B son parte del sistema nervioso autónomo y juegan un papel crucial en la regulación de la función de los vasos sanguíneos y las glándulas sudoríparas en la piel. Al aplicar Microcorrientes NESA®, se induce una modulación de la actividad de estas fibras, lo que puede resultar en cambios en la vasodilatación o vasoconstricción, así como en la regulación de la sudoración. Esta modulación puede tener efectos terapéuticos, especialmente en condiciones donde la disfunción autonómica es un componente clave.

 

Fibras C

Las fibras C son fibras nerviosas aferentes no mielinizadas que transmiten señales de dolor, temperatura y prurito (picazón) desde la periferia hacia el sistema nervioso central (SNC). La estimulación de estas fibras mediante microcorrientes NESA® puede influir en la percepción del dolor y otros estímulos sensoriales. Al modular la actividad de las fibras C, las Microcorrientes NESA® pueden contribuir a la reducción del dolor y la alteración de las respuestas sensoriales, lo que es de particular interés en el manejo del dolor crónico y otras condiciones sensoriales.

 

Mecanismo de acción

El mecanismo de acción de las Microcorrientes NESA® implica la estimulación de estas fibras nerviosas a través de corrientes eléctricas de baja intensidad, lo que induce cambios en la actividad eléctrica de las fibras B y C. Esta estimulación eléctrica puede alterar la liberación de neurotransmisores y neuropéptidos, modulando así la respuesta del sistema nervioso. La interacción con el sistema nervioso autónomo y las vías aferentes dolorosas permite a las Microcorrientes NESA® influir en los procesos fisiológicos y patológicos, ofreciendo un enfoque terapéutico para diversas condiciones médicas.

 

Implicaciones clínicas

La capacidad de las Microcorrientes NESA® para actuar sobre las fibras B y C y modular la actividad del sistema nervioso autónomo y las vías del dolor abre un amplio espectro de aplicaciones clínicas, desde el manejo del dolor hasta la mejora de la función autonómica. La investigación continua en este campo es esencial para comprender mejor los mecanismos subyacentes y optimizar los protocolos de tratamiento para diversas condiciones médicas.

 

Para mayor comprensión de como la bioelectricidad puede influir en las fibras nerviosas y en los mecanismos de acción del sistema nervioso adjuntamos alguna lectura de interés:

 

"Interfacing with the nervous system: a review of current bioelectric technologies"

DOI: 10.1007/s10143-017-0920-2

Este estudio discute el estado del arte de las terapias bioeléctricas establecidas o prometedoras destinadas a alterar o controlar la función neurológica, presentando tecnologías que interfieren con el sistema nervioso en sitios potenciales como el órgano terminal, el sistema nervioso periférico y el sistema nervioso central.

 

“Bioelectrical domain walls in homogeneous tissues”

DOI: 10.1038/s41567-019-0765-4

Este estudio teórico y experimental demuestra que los tejidos homogéneos pueden experimentar una ruptura espontánea de simetría espacial a través de un mecanismo electrofisiológico puramente, llevando a la formación de dominios con diferentes potenciales de reposo separados por paredes de dominio bioeléctrico estables.

 

"Bioelectric signaling as a unique regulator of development and regeneration"

DOI: 10.1242/dev.180794

Este artículo revisa la evidencia de que las señales bioeléctricas juegan roles instructivos definidos en la orquestación del desarrollo y la regeneración, y esboza áreas clave para refinar nuestra comprensión de este mecanismo de señalización.

 

"Mechanisms Underlying Influence of Bioelectricity in Development"

DOI: 10.3389/fcell.2022.772230

Este estudio proporciona una revisión exhaustiva de la importancia de la bioelectricidad en la morfogénesis y examina varias posibles mecánicas por las cuales los canales iónicos pueden actuar en procesos de desarrollo.

 

"Integrating Bioelectrical Currents and Ca2+ Signaling with Biochemical Signaling in Development and Pathogenesis"

DOI: 10.1089/bioe.2020.0001

Este estudio revisa cómo las corrientes bioeléctricas y la señalización de Ca2+ afectan la migración colectiva de células dérmicas durante la elongación del brote de pluma, la diferenciación condrogénica en el desarrollo de las extremidades y más, observando cómo las señales bioeléctricas interactúan con señales bioquímicas/biomecánicas.

 

Estos estudios proporcionan una visión profunda de cómo la bioelectricidad puede influir en las fibras nerviosas y otros procesos celulares, ofreciendo una base para futuras investigaciones y aplicaciones clínicas en el campo de la neuromodulación y la medicina regenerativa.

 

Para profundizar sobre las aplicaciones clínicas en literatura especifica de la tecnología médica NESA® visitar las FAQS de Evidencia científica.

 

La preocupación sobre si la aplicación de microcorrientes puede causar daño térmico o quemaduras a nivel celular es válida, especialmente cuando se considera la interacción entre la electricidad y los tejidos biológicos. Sin embargo, basándose en principios biofísicos y estudios científicos, se puede argumentar que la aplicación controlada de microcorrientes dentro de parámetros específicos es segura y no conduce a daño celular.

 

Fundamentos biofísicos y evidencia científica

 

Resistencia de la piel y seguridad de bajas intensidades de corriente:

La piel actúa como una barrera protectora con resistencia significativa al paso de la corriente eléctrica. La resistencia cutánea puede variar ampliamente, pero en general, contribuye a limitar la corriente que efectivamente penetra en el cuerpo a niveles seguros cuando se aplican voltajes bajos. La seguridad de aplicar corrientes de baja intensidad (menos de 1 mA) ha sido documentada, indicando que tales corrientes son insuficientes para causar daño térmico o quemaduras en los tejidos (Reilly, 1998).

 

Efectos térmicos de la corriente eléctrica y la Ley de Joule:

La Ley de Joule describe la relación entre la corriente eléctrica que pasa a través de un conductor (tejido) y el calor generado. Para las microcorrientes de baja intensidad (0,9 mA o menos), el calor generado es mínimo y no suficiente para causar daño térmico a las células o tejidos (Merrill et al., 2005). Esto se debe a que la cantidad de energía convertida en calor es proporcional al cuadrado de la corriente, lo que significa que las corrientes muy bajas generan una cantidad insignificante de calor.

 

Voltaje y corriente en la estimulación eléctrica:

El voltaje aplicado en la estimulación eléctrica de tejidos, en el rango de 3 a 6 voltios, está muy por debajo del umbral para causar daño electroquímico o térmico. Este rango de voltaje es efectivo para inducir respuestas celulares sin comprometer la integridad de la membrana celular o inducir efectos térmicos adversos (Bhatt et al., 2011).

 

Frecuencia de la estimulación y respuesta celular:

La frecuencia de la estimulación eléctrica, en el rango de 1 a 15 Hz, está diseñada para imitar las señales bioeléctricas naturales del cuerpo y promover respuestas celulares beneficiosas sin causar fatiga o daño celular. Estudios han demostrado que la estimulación eléctrica dentro de este rango de frecuencia puede promover la proliferación y diferenciación celular sin efectos adversos (Zhao et al., 2011).

 

Conclusión

La aplicación de microcorrientes dentro de los parámetros especificados de intensidad (menos de 0,9 mA), voltaje (3 a 6 voltios) y frecuencia (1 a 15 Hz) se basa en principios biofísicos sólidos y evidencia científica que demuestra su seguridad y eficacia. Estas microcorrientes están diseñadas para interactuar de manera segura con los tejidos biológicos, promoviendo procesos regenerativos sin el riesgo de causar daño térmico o quemaduras celulares. La comprensión de la interacción entre la electricidad y los tejidos biológicos es fundamental para aplicar estas tecnologías de manera efectiva y segura en el ámbito clínico.

 

Lectura recomendada para profundizar sobre la materia de tolerancia y receptividad bioeléctrica de las células.

 

La aplicación de estimulación eléctrica de baja intensidad en tejidos biológicos, incluyendo células y tejidos, ha sido objeto de numerosos estudios recientes. Estos estudios han explorado los efectos de la estimulación eléctrica en la proliferación celular, la diferenciación y la regeneración de tejidos, proporcionando una base científica sólida para comprender cómo la bioelectricidad puede ser utilizada de manera segura y efectiva en aplicaciones médicas y terapéuticas.

 

"Electrical stimulation as a novel tool for regulating cell behavior in tissue engineering"

DOI: 10.1186/s40824-019-0176-8

Este estudio destaca el potencial de la estimulación eléctrica en el tratamiento de enfermedades, la curación de heridas y el estudio de mecanismos, debido a su capacidad para activar diversas vías de señalización intracelular y afectar el microambiente intracelular, influyendo así en la migración, proliferación y diferenciación celular.

 

"The synergistic effect of biomimetic electrical stimulation and extracellular-matrix-mimetic nanopattern for upregulating cell activities"

DOI: 10.1016/j.bios.2020.112470

Este estudio demuestra que la estimulación eléctrica biomimética proporciona una proliferación celular notable y regula el comportamiento de las células a través de efectos sinérgicos con nanopatrones miméticos de la matriz extracelular, sugiriendo aplicaciones amplias en el campo biomédico, como la inducción del crecimiento celular y la reparación de tejidos.

 

"Optimization of Electrical Stimulation for Safe and Effective Guidance of Human Cells"

DOI: 10.1089/bioe.2020.0019

Este estudio desarrolló un sistema experimental para determinar esquemas de estimulación óptimos que guíen las células con efectos mínimos perjudiciales, facilitando la aplicación de la estimulación eléctrica in vivo.

 

"Enhancing proliferation and migration of fibroblast cells by electric stimulation based on triboelectric nanogenerator"

DOI: 10.1016/J.NANOEN.2018.12.077

Este trabajo diseñó un sistema de estimulación eléctrica para la evaluación de la seguridad biológica y la exploración de los comportamientos celulares, demostrando que la estimulación eléctrica promueve significativamente la proliferación y migración celular.

 

"A novel microcurrent dressing for wound healing in a rat skin defect model"

DOI: 10.1186/s40779-019-0213-x

Este estudio diseñó un vendaje de microcorriente innovador y evaluó sus efectos potenciales en la curación de heridas, generando un estímulo eléctrico estable y duradero que promueve significativamente la curación de heridas al reducir la duración de la inflamación e incrementar la expresión de factores de crecimiento.

 

Estos estudios proporcionan evidencia de que la estimulación eléctrica de baja intensidad puede ser aplicada de manera segura sin causar daño térmico o celular, especialmente cuando se utiliza dentro de parámetros controlados y optimizados. La estimulación eléctrica ofrece un enfoque prometedor para diversas aplicaciones terapéuticas, incluida la regeneración de tejidos y la curación de heridas, al influir en la actividad celular de manera controlada y efectiva.

 
Implicaciones clínicas de la frecuencia oscilatoria en programas de estimulación eléctrica

 

Quiere decir que dependiendo del programa que apliquemos, y la secuencia en la que se encuentra en ese momento, podemos encontrar cambios de frecuencia a lo largo de todo un programa. Porque está conformado por muchas secuencias de diferentes tiempos, por ejemplo, de 130 ms (milisegundos) donde oscila la frecuencia, pero también la intensidad y la polaridad. Esta oscilación de parámetros es lo que hace que la Neuromodulación No Invasiva NESA® no produzca acomodación en el paciente.

 

La oscilación de la frecuencia en programas de estimulación eléctrica refleja un enfoque dinámico en la aplicación de terapias neuromoduladoras, donde la variabilidad en frecuencia, intensidad y polaridad se ajusta en secuencias específicas a lo largo del tratamiento. Este enfoque se basa en la premisa de que diferentes patrones de estimulación pueden inducir respuestas fisiológicas variadas, optimizando así los efectos terapéuticos y minimizando el riesgo de acomodación neuronal.

 

Lectura recomendada:

Título: "Neuromodulation: present and emerging methods"

Fuente: Frontiers in Neuroengineering, 2014.

DOI: 10.3389/fneng.2014.00027

 

Resumen: Este artículo ofrece una visión general de las técnicas de neuromodulación, incluida la estimulación eléctrica, destacando su capacidad para prevenir la adaptación neuronal mediante la variación de parámetros de estimulación.

 

Otras lecturas de gran relevancia sobre la materia:

 

Variabilidad en la estimulación y prevención de la acomodación neuronal: La adaptación o acomodación neuronal, donde la eficacia de un estímulo disminuye con la exposición continua, es un desafío en la estimulación eléctrica. La implementación de frecuencias oscilatorias busca contrarrestar este fenómeno, manteniendo la sensibilidad de las células nerviosas al tratamiento.

Referencia: Kilgore, K. L., & Bhadra, N. (2004). Nerve conduction block utilising high-frequency alternating current. Medical & Biological Engineering & Computing, 42(3), 394-406. DOI: 10.1007/BF02350994

 

Secuencias de estimulación y efectos terapéuticos: La estructuración de programas que alternan entre diferentes frecuencias e intensidades se fundamenta en la capacidad de estas variaciones para activar distintos mecanismos biológicos. Por ejemplo, ciertas frecuencias pueden ser más efectivas para promover la regeneración de tejidos, mientras que otras pueden tener un mayor impacto en el alivio del dolor o en la modulación de la actividad muscular.

Referencia: Liao, F., Wang, J., & He, P. (2011). Influence of skin effect on the current distribution in human body under electrical stimulation. Physics in Medicine & Biology, 56(14), 4681-4695. DOI: 10.1088/0031-9155/56/14/020

 

Personalización del tratamiento a través de la oscilación de parámetros: La adaptabilidad de los programas de estimulación eléctrica a través de la oscilación de parámetros permite una personalización del tratamiento, ajustándose a las necesidades específicas del paciente y a la evolución de su condición clínica.

Referencia: Krames, E. S., Peckham, P. H., Rezai, A. R., & Aboelsaad, F. (2009). Neuromodulation. Academic Press. ISBN: 978-0-12-374248-3.

 

Antes de nada, debemos entender qué es una corriente bifásica:

 

Una corriente BIFÁSICA es aquella corriente que cambia su polaridad, tiene fases negativas y positivas. Y puede tener diferentes formas: (triangulares, cuadradas o rectangulares)

 

Además, su forma puede ser simétrica (misma parte positiva que negativa) o asimétrica (encima rectangular y debajo cuadrada)

 

Bien, pues el dispositivo médico NESA XSIGNAL® es una corriente bifásica (con bipolaridad) cuadrangular, simétrica.

 

Tiene similar forma gráfica que un TENS, pero sabemos que la corriente no hace sus efectos solo por la forma, sino por sus otros parámetros; frecuencia, pulso e intensidad.

 

Nuestra tecnología médica de Neuromodulación No Invasiva NESA® tiene Fc muy pequeñas a intensidades mínimas que además OSCILAN en un mismo programa. Sin embargo, el TENS trabaja desde 1Hz a 250Hz y su intensidad se regula aumentando según percepción. Y, además, con parámetros fijos. Es por ello por lo que, aunque sean de forma similar gráficamente, sus parámetros se distancian produciendo así efectos diferentes. Entre ellos, la capacidad de la tecnología médica NESA® de modular las fibras lentas del SNA y el TENS con su capacidad de modular fibras rápidas musculares.

 

Recomendamos ver las FAQS de fisiología de bioelectricidad y de microcorrientes.

 

Diferenciación entre Neuromodulación Superficial Aplicada (NESA®) y TENS: Enfoque en la corriente bifásica

 

La neuromodulación superficial aplicada (NESA®) y la estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (TENS) representan dos metodologías de estimulación eléctrica que, a primera vista, podrían parecer similares debido al uso de corrientes bifásicas. Sin embargo, una comprensión profunda de sus principios operativos, parámetros de estimulación y objetivos terapéuticos revela diferencias significativas.

 

Corriente bifásica: Fundamentos y aplicaciones

La corriente bifásica, caracterizada por su alternancia de polaridad, presenta fases tanto negativas como positivas. Esta puede adoptar diversas formas, incluidas las triangulares, cuadradas o rectangulares, y variar en simetría, desde formas simétricas hasta asimétricas. La corriente bifásica cuadrangular y simétrica utilizada por el dispositivo médico NESA XSIGNAL® es un ejemplo de cómo se puede configurar esta corriente para fines específicos.

 

NESA®: Neuromodulación con enfoque en el sistema nervioso autónomo

La tecnología médica NESA® se distingue por su aplicación de corrientes bifásicas en un rango de frecuencias e intensidades particularmente adaptado para la modulación del sistema nervioso autónomo (SNA). A diferencia de TENS, que opera en un espectro de frecuencia de 1Hz a 250Hz y ajusta su intensidad según la percepción del usuario, NESA® emplea frecuencias considerablemente bajas a intensidades mínimas que oscilan dentro de un mismo programa. Esta oscilación de parámetros es clave para evitar la acomodación neuronal y permite a nuestra tecnología médica avanzada ejercer un efecto modulador sobre las fibras lentas del SNA.

 

TENS: Focalización en la modulación de fibras musculares rápidas

Por otro lado, TENS se centra más directamente en la modulación de fibras musculares rápidas, utilizando un enfoque de parámetros fijos y ajustando la intensidad para maximizar el alivio del dolor o facilitar la contracción muscular. Aunque la forma gráfica de la corriente puede ser similar a la del dispositivo NESA XSIGNAL®, los efectos terapéuticos divergen significativamente debido a las diferencias en los parámetros de estimulación.

 

Conclusión

La elección entre la tecnología médica NESA® y un equipo TENS debe guiarse por los objetivos terapéuticos específicos del tratamiento. Mientras que nuestra tecnología ofrece una herramienta sofisticada para la neuromodulación enfocada en el SNA.

 

La Neuromodulación Superficial Aplicada (NESA®) es compatible con la mayoría de técnicas médicas, fisioterapéuticas, etc. Además de con otras tecnologías, con la notable excepción de aquellas que implican el uso de electroterapia de alta frecuencia. Modalidades como la magnetoterapia y terapias superinductivas, que operan mediante ondas magnéticas, así como técnicas que emplean radiofrecuencia, incluyendo la tecarterapia y el método INDIBA, deben evitarse en combinación con NESA®. La razón subyacente es la interacción adversa entre las corrientes de baja y alta frecuencia, donde la presencia simultánea de ambas puede resultar en la degradación de la efectividad de la terapia de baja frecuencia, potencialmente comprometiendo la integridad del tratamiento. También hay riesgo de quemadura al ser un gran conductor y canalizar toda la energía en el emisor de corriente; y riesgo de quemar el material electrónico de la tecnología de Neuromodulación No Invasiva NESA®.

 

A pesar de esta restricción, es crucial enfatizar la importancia de un enfoque clínico bien fundamentado al considerar la integración de múltiples modalidades terapéuticas. La selección de herramientas complementarias debe ser guiada por un análisis detallado de los objetivos terapéuticos específicos del paciente, evaluando cuidadosamente los beneficios potenciales y los riesgos de cualquier combinación de tratamientos. Este enfoque asegura que la aplicación simultánea de diferentes técnicas de fisioterapia se realice de manera estratégica, maximizando la eficacia del tratamiento mientras se preserva la seguridad y el bienestar del paciente.

 

Análisis técnico de la interacción entre terapias de baja y alta frecuencia en electroterapia

La integración de la Neuromodulación Superficial Aplicada (NESA®) con terapias de electroterapia de alta frecuencia plantea consideraciones técnicas fundamentales basadas en los principios de la física de campos electromagnéticos y la conductividad tisular. Estas consideraciones son cruciales para comprender las potenciales interferencias y optimizar los protocolos de tratamiento.

 

Principios de superposición e interferencia electromagnética: La superposición de campos electromagnéticos generados por terapias de diferente frecuencia puede conducir a fenómenos de interferencia, donde la presencia de un campo afecta la intensidad y distribución del otro. Este efecto es particularmente relevante cuando se combinan corrientes de baja y alta frecuencia, ya que las propiedades de penetración y absorción de energía en los tejidos varían significativamente entre estas frecuencias (Plonsey & Barr, 2007, "Bioelectricity: A Quantitative Approach").

 

Efectos térmicos inducidos por alta frecuencia: Las terapias de alta frecuencia, como la diatermia o la tecarterapia, inducen efectos térmicos debido a la conversión de energía electromagnética en calor a través de la resistencia tisular. La interacción con terapias de baja frecuencia, que típicamente buscan efectos no térmicos, puede alterar el perfil térmico esperado, potencialmente afectando la seguridad y eficacia del tratamiento (Reilly, 1998, "Applied Bioelectricity: From Electrical Stimulation to Electropathology").

 

Conductividad y penetración tisular: La conductividad eléctrica de los tejidos, que influye en la penetración y distribución de la corriente, varía con la frecuencia de la corriente aplicada. Las corrientes de alta frecuencia tienden a ser más superficiales debido al efecto pelicular, mientras que las corrientes de baja frecuencia pueden penetrar más profundamente en el tejido (Gabriel et al., 1996, "The dielectric properties of biological tissues: III. Parametric models for the dielectric spectrum of tissues").

La radiofrecuencia genera efectos eléctricos capacitivos y resistivos que basan su acción en la mejora tisular. La Neuromodulación No Invasiva NESA® influye a nivel del funcionamiento bioeléctrico, en especial del sistema nervioso autónomo. Tratan sistemas diferentes. No se pueden aplicar simultáneamente ya que estropearía los circuitos eléctricos de la tecnología médica NESA®, aunque podrían ser complementarios de manera consecutiva. 

La neuromodulación es un proceso mediante el cual se altera la actividad neuronal a través de la estimulación directa o indirecta de áreas específicas del sistema nervioso, utilizando señales eléctricas, magnéticas o químicas. Este enfoque terapéutico se basa en el principio de que la actividad eléctrica y química del cerebro y del sistema nervioso periférico puede ser modulada o regulada para tratar una variedad de condiciones médicas y trastornos neurológicos.

 

Desde un punto de vista técnico y científico, la neuromodulación implica la aplicación de estímulos a nervios específicos, núcleos cerebrales, o regiones espinales, con el objetivo de modificar patrones de actividad neuronal anormales o disfuncionales. Los dispositivos de neuromodulación pueden entregar estos estímulos de manera invasiva, mediante electrodos implantados quirúrgicamente, o de forma no invasiva, a través de la piel utilizando campos eléctricos o magnéticos externos.

 

Los mecanismos de acción subyacentes a la neuromodulación incluyen la alteración del potencial de membrana de las células nerviosas, la modificación de la liberación de neurotransmisores, y la influencia en la transmisión sináptica. Estos cambios pueden resultar en la modificación de circuitos neuronales específicos, lo que lleva a efectos terapéuticos en condiciones como el dolor crónico, trastornos del movimiento (por ejemplo, enfermedad de Parkinson), epilepsia, y trastornos del ánimo, entre otros.

 

La neuromodulación se clasifica generalmente en dos categorías principales:

 

Neuromodulación invasiva: Incluye técnicas de neuromodulación percutánea (electroacupuntura) directamente sobre las vías nerviosas periféricas, la neuromodulación tibial intradérmica y cutánea, también técnicas más invasivas como la estimulación cerebral profunda (DBS), la estimulación del nervio vago (VNS), y la estimulación de la médula espinal (SCS), neuromodulación sacra, donde los dispositivos se implantan quirúrgicamente para proporcionar estimulación eléctrica directa a áreas específicas del sistema nervioso.

 

Neuromodulación no invasiva: Incluye métodos como la estimulación magnética transcraneal (TMS) y la estimulación eléctrica transcraneal (tES), que aplican estímulos eléctricos o magnéticos a través del cuero cabelludo para influir en la actividad cerebral sin necesidad de cirugía. A estas se suma la Neuromodulación Superficial Aplicada (NESA®), una tecnología emergente que se distingue por su enfoque en la modulación superficial del sistema nervioso sin requerir intervención quirúrgica.

 

Tecnología médica de Neuromodulación No Invasiva NESA®

NESA® utiliza corrientes eléctricas de baja frecuencia aplicadas superficialmente para inducir cambios en la actividad neuronal. A diferencia de otras formas de neuromodulación no invasiva que se centran en el cerebro, NESA® está diseñada para actuar desde el sistema nervioso periférico, hacia el sistema nervioso central y autónomo, ofreciendo un nuevo paradigma para el tratamiento del sistema nervioso: dolor crónico, disautonomías, disfunciones del sueño, vejiga hiperactiva, fatiga, recuperación de tejidos, vascularización de tejidos, inflamación, ansiedad y reducción de los niveles de cortisol, etc. Afecciones que implican múltiples disciplinas médicas y sanitarias, donde se aplica como tratamiento sustrato, para la homeostasis del sistema nervioso autónomo de los pacientes.

 

La selección del método de neuromodulación depende de varios factores, incluyendo la condición específica a tratar, la ubicación de los circuitos neuronales objetivo, y la preferencia o necesidad del paciente de evitar procedimientos invasivos. La investigación continua en este campo busca no solo mejorar la eficacia y seguridad de las técnicas existentes, sino también desarrollar nuevas modalidades de neuromodulación para ampliar el espectro de trastornos tratables.

Contacto

Nos mueve la cercanía y la honestidad en el trato. Por eso, si después de llegar hasta aquí, tienes alguna pregunta más que hacernos, puedes contactar con nuestro equipo de Atención al Cliente completando el siguiente formulario. Te contestaremos a la mayor brevedad posible.

¡Gracias por tu interés!

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.