Mejorando la Recuperación de los Jugadores de Baloncesto: El Papel Innovador de la Neuromodulación

El baloncesto, un deporte apasionante y exigente, es amado por millones de aficionados en todo el mundo. En particular, los equipos de alto nivel compiten intensamente en ligas profesionales, enfrentándose a numerosos partidos oficiales durante una temporada. Sin embargo, esta intensidad puede desafiar la capacidad de los jugadores para recuperarse adecuadamente entre partidos, lo que puede afectar su rendimiento y salud a largo plazo. Para abordar este desafío, investigadores y profesionales del deporte han estado explorando técnicas innovadoras de recuperación, y una de las más prometedoras es la neuromodulación no invasiva.

Propósito del Estudio

El objetivo principal de este estudio fue describir y comparar el estado de recuperación de jugadores de baloncesto sometidos a tratamiento de neuromodulación con NESA en semanas de alta intensidad deportiva. Se evaluaron parámetros clave de recuperación, incluido el bienestar subjetivo a través del Test de Hooper, marcadores bioquímicos comunes como la testosterona y el cortisol, y datos de sueño obtenidos con dispositivos validados.

¿Qué es la Neuromodulación No Invasiva?

La neuromodulación no invasiva es una técnica que utiliza microcorrientes eléctricas para estimular el sistema nervioso autónomo con el objetivo de mejorar la recuperación del organismo. En el caso específico de la técnica NESA, se aplica una estimulación eléctrica pasiva sin requerir actividad motora o estimulación visual. Esto la convierte en una opción cómoda, eficiente y fácilmente aplicable para los jugadores de baloncesto.

Metodología del Estudio

Junto a la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, se llevó a cabo un ensayo clínico aleatorizado para comparar los efectos del tratamiento NESA con un grupo de control de placebo en jugadores de baloncesto masculino. Durante seis semanas de la temporada, se monitoreó a 12 jugadores profesionales que compitieron en la LEB Plata (tercera división española). Las semanas se dividieron en dos tipos de microciclos: uno con un solo partido y otro con dos partidos. Se aplicó el tratamiento NESA® dos veces por semana entre las 12:00 y las 14:00 horas, después de las sesiones de entrenamiento y antes del almuerzo.

El uso de técnicas y dispositivos de neuromodulación no invasiva se está empezando a investigar en el deporte para explorar sus efectos en la recuperación y estudiar su contribución al rendimiento y la motricidad. Por ejemplo, la adaptación prismática y el entrenamiento estroboscópico se basan en actividades visuales combinadas con requerimientos motores de alguna técnica deportiva para neuromodular áreas corticales.

Sin embargo, dentro de nuestro campo de trabajo en tratamientos de neuromodulación no invasiva, hemos descubierto una nueva técnica llamada NESA® que nos permite modular cambios en aspectos relacionados con el sistema nervioso autónomo. En este caso se trata de una neuromodulación eléctrica pasiva, sin combinar actividades motoras ni estimulación visual. En lugar de actividad cortical. El tratamiento de neuromodulación NESA® se basa en la aplicación de microcorrientes durante un tiempo de tratamiento estimado para mejorar la recuperación mediante la estimulación de los sistemas nerviosos autónomos. Además, el tratamiento NESA® es una herramienta de monitorización no invasiva, eficiente en el tiempo y fácilmente transportable.

Por tanto, el objetivo de este estudio fue describir y comparar parámetros de recuperación (p. ej. test de Hooper, variables bioquímicas y del sueño) 2 días después del partido disputado el fin de semana entre jugadores profesionales de baloncesto masculino que se sometieron al tratamiento de neuromodulación no invasiva NESA®. Los autores de este estudio plantearon la hipótesis de que NESA® puede contribuir positivamente a la modulación del sistema autónomo, de hecho, aumentando la cantidad y la calidad del sueño, lo que da como resultado una mejor recuperación. Además, se esperaba que los parámetros de recuperación disminuyeran durante los horarios de baloncesto congestionados.


Diseño del estudio

Se utilizó un ensayo clínico aleatorizado para examinar las diferencias en el estado de recuperación entre los jugadores de baloncesto que completaron el tratamiento NESA® y un grupo de placebo durante diferentes tipos de microciclos durante la temporada. Las respuestas de bienestar de los jugadores (por ejemplo, la prueba de Hooper), los biomarcadores y los datos del sueño se recopilaron 2 días después del partido del fin de semana de 6 semanas competitivas en la temporada 2020-21.

El equipo completó un total de 23 sesiones de entrenamiento y 9 partidos con diferente distribución: tres semanas incluyeron cuatro sesiones de entrenamiento de lunes a viernes y un solo partido el fin de semana, mientras que las otras 3 semanas incluyeron dos partidos, uno a mitad de semana (por ejemplo, martes a jueves) y el correspondiente partido de fin de semana (sábado a domingo). El criterio de inclusión fue que los jugadores debían permanecer completamente sanos durante la intervención y solo competían con su equipo (sin jugar con equipos de menor o mayor nivel del mismo club).

recuperación baloncesto

Metodología

Procedimientos

El equipo jugaba uno o dos partidos a la semana después de un calentamiento estándar de 45 minutos que consistía en estiramientos dinámicos, ejercicios de movilidad específicos y habilidades individuales específicas del baloncesto, como tiros, pases y regates. Además, el equipo siguió una metodología específica de deportes colectivos denominada “entrenamiento estructurado”, desarrollada por el FC Barcelona con el objetivo de preparar a los deportistas para competir en deportes colectivos y basada en dos tipos de entrenamiento:

Coadyuvante (entrenamiento general fuera de la cancha, p. ej., split squat y press con un solo brazo)

Optimización (entrenamiento específico del deporte en la cancha, p. ej., juegos reducidos y scrimmage 5 contra 5).

En cada microciclo, el equipo solía descansar al día siguiente de un partido.

Protocolo NNT (Nesa Neuromodulation Treatment)

Se realizó un ensayo controlado aleatorizado para dividir a los jugadores mediante un software de aleatorización en dos grupos: el grupo de tratamiento con placebo y el grupo de NNT. Todos los jugadores completaron un protocolo NESA® dos veces por semana entre las 12:00 y las 14:00 horas, generalmente los martes y jueves después de las sesiones de entrenamiento y antes del almuerzo. El proceso de asignación fue realizado a ciegas por el investigador de apoyo en el equipo indicado para este estudio.

La técnica del dispositivo NESA XSIGNAL® es un tratamiento coordinado a través de 24 electrodos, modulando el sistema nervioso autónomo a través de señales eléctricas de ultra baja frecuencia. La acción sobre las diferentes zonas del cuerpo es a través de la corriente bioeléctrica circulante. La tecnología es mínimamente invasiva; como una aplicación basada en la superficie. El efecto no está en una activación local del área muscular o nerviosa, el efecto es sistémico debido a los 24 electrodos y la microcorriente producida por los parámetros eléctricos ultrabajos. El protocolo administrado consistió en el Programa 5 (P5) y el Programa 7 (P7). En primer lugar, se aplicó P5 durante 15 min a una frecuencia de 14,29 Hz y una intensidad oscilatoria de 0,1 a 0,9 mA. En segundo lugar, se administró P7 durante 30 min a frecuencias oscilatorias de 1,92 a 14,29 Hz y una intensidad de 0,1 a 0,9 mA. Este programa utiliza polaridad bifásica. El paciente no percibía sensación física de corriente debido a los parámetros utilizados.

Aunque los 12 jugadores estaban conectados a unidades NESA® para la intervención de 45 minutos, solo la mitad de los dispositivos estaban adecuadamente configurados, mientras que la otra mitad solo la usaba el grupo placebo. Mientras estaban conectados, todos los jugadores descansaban sentados o acostados sobre colchonetas.

Medidas de recuperación

Se utilizaron un total de tres técnicas de detección diferentes para examinar el estado de recuperación del jugador:

  1. Estado de bienestar

El bienestar subjetivo de los jugadores se evaluó mediante el cuestionario de Hooper, en el que los jugadores clasificaron cuatro categorías (estrés, fatiga, sueño y dolor muscular de aparición tardía) del 1 (muy bueno) al 7 (muy malo). ) aproximadamente 30 min antes de cada sesión de baloncesto.

  1. Parámetros bioquímicos

El análisis se realizó utilizando muestras salivales para obtener testosterona y cortisol. La relación testosterona:cortisol se estimó después de dividir los valores de testosterona y cortisol. El cortisol es conocido como una hormona responsable de las respuestas fisiológicas del atleta al inicio de la actividad física. A diferencia del cortisol, la testosterona está relacionada con procesos anabólicos, teniendo la activación del sistema parasimpático un papel relevante en la fase de recuperación tras el estrés físico derivado del ejercicio. Finalmente, la relación testosterona:cortisol es útil para definir el equilibrio entre los procesos catabólicos (cortisol) y anabólicos (testosterona) y para describir la tendencia de los períodos de recuperación del estrés de un jugador a lo largo del microciclo o temporada.

  1. Parámetros de sueño

Todos los jugadores recibieron el anillo Oura, un rastreador de actividad y sueño, que usaron en el dedo de su elección durante todo el día. El anillo Oura mide el sueño y las variables de recuperación en función de la frecuencia cardíaca en reposo, la variabilidad de la frecuencia cardíaca y el movimiento mediante pletismografía y un acelerómetro. El anillo de Oura clasifica las épocas del sueño en cuatro categorías de sueño: despierto, ligero, profundo y REM.

Resultados del Estudio

Los resultados revelaron diferencias significativas en los patrones de sueño entre los jugadores que completaron el tratamiento y el grupo de control. Los jugadores sometidos a NESA® mostraron una frecuencia cardíaca más baja, una frecuencia cardíaca media más reducida y un tiempo total de vigilia disminuido, lo que sugiere una mejora en la calidad del sueño y una mayor recuperación.

En cuanto al bienestar subjetivo, los jugadores del grupo de control presentaron valores más altos en el Test de Hooper, especialmente en la categoría de estrés, aunque solo el estrés mostró diferencias significativas entre los grupos.
Sin embargo, no se encontraron diferencias significativas en los marcadores bioquímicos ni en otros parámetros de recuperación entre las semanas con uno o dos partidos. Esto sugiere que, independientemente de la cantidad de partidos jugados en una semana, el tratamiento NESA® puede contribuir positivamente a mejorar la calidad del sueño y, en última instancia, la recuperación de los jugadores.

¿Quieres leer el estudio entero? haz click aquí

Deja un comentario