¿Cómo mejorar el sistema nervioso autónomo?

El sistema nervioso es uno de los sistemas más complejos y fascinantes del cuerpo humano. Está compuesto por diversas estructuras y sub-sistemas que trabajan en conjunto para controlar y coordinar las funciones del organismo. En este contexto, el sistema nervioso central, el sistema nervioso periférico y el sistema nervioso autónomo desempeñan roles fundamentales en la regulación de nuestras actividades físicas y mentales.

Estructura del Sistema Nervioso

  • El sistema nervioso central (SNC) constituye el centro de procesamiento y control del organismo. Está conformado por el encéfalo y la médula espinal, y es responsable de recibir, interpretar y enviar señales nerviosas a través del cuerpo.
  • El sistema nervioso periférico (SNP) se extiende desde el sistema nervioso central hacia la periferia del cuerpo, abarcando los miembros superiores e inferiores. Su principal función es transmitir información sensorial desde los órganos y los tejidos hacia el sistema nervioso central, así como enviar señales motoras que permiten la ejecución de movimientos y acciones voluntarias.
  • En cuanto al sistema nervioso autónomo (SNA), es una parte esencial del sistema nervioso que regula y controla las funciones involuntarias y automáticas del cuerpo. Este sistema se divide en tres ramas principales: el sistema nervioso simpático, el sistema nervioso parasimpático y el sistema nervioso entérico.
  • El sistema nervioso simpático se encarga de activar y movilizar al organismo en situaciones de estrés o emergencia. Es responsable de la respuesta de «lucha o huida», aumentando la frecuencia cardíaca, dilatando los vasos sanguíneos y liberando adrenalina, entre otras acciones. A su vez, inhibe las funciones digestivas para redirigir los recursos del cuerpo hacia las áreas más críticas en momentos de peligro.
  • Por otro lado, el sistema nervioso parasimpático es el encargado de promover la relajación y restablecer el equilibrio del organismo. Actúa en situaciones de calma y descanso, disminuyendo la frecuencia cardíaca, estimulando la digestión y favoreciendo la eliminación de desechos del cuerpo. Este sistema permite que todas las funciones orgánicas y vitales estén en buen funcionamiento durante períodos de relajación y recuperación.
  • Finalmente, el sistema nervioso entérico se encarga de regular las funciones del sistema digestivo, desde las vísceras hasta el encéfalo. Este sistema cuenta con una amplia red de neuronas y tejido nervioso distribuido a lo largo del tracto gastrointestinal, lo que le permite controlar la motilidad intestinal, la absorción de nutrientes y otras funciones relacionadas con la digestión.

En conjunto, estos sistemas nerviosos desempeñan un papel crucial en la regulación y coordinación de nuestras actividades físicas y mentales. Comprender su funcionamiento nos brinda herramientas para optimizar nuestro rendimiento y mejorar nuestra condición física en general. A lo largo de este texto, exploraremos cómo mejorar el rendimiento y la condición física a través de la comprensión y el aprovechamiento de estos sistemas nerviosos.

¿Cómo mejorar el funcionamiento del sistema nervioso autónomo?

Para sabe cómo mejorar el sistema nervioso autónomo, existen diferentes opciones de tratamiento, como los medicamentos, la terapia física, la meditación y la estimulación eléctrica. Sin embargo, algunos de estos tratamientos pueden tener efectos secundarios indeseables o ser invasivos.

Una alternativa innovadora es la neuromodulación no invasiva NESA XSIGNAL®, una tecnología desarrollada por científicos japoneses que consiste en aplicar microcorrientes eléctricas al cuerpo mediante guantes y tobilleras con electrodos. Estas microcorrientes actúan sobre las vías sensitivas del sistema nervioso periférico y optimizan el equilibrio bioeléctrico del organismo.


NESA XSIGNAL® sabe como mejorar el sistema nervioso autónomo al emitir microcorrientes eléctricas que actúan sobre las vías sensitivas del sistema nervioso periférico y optimizan el equilibrio bioeléctrico del organismo. Estas microcorrientes se aplican mediante guantes y tobilleras con electrodos que se coordinan con un electrodo direccionador que se coloca en la zona que se quiere tratar. 

El objetivo es neuromodular globalmente al organismo, es decir, cambiar los estímulos que el propio cuerpo es capaz de crear. De esta forma, se consigue regular el funcionamiento del sistema nervioso autónomo y mejorar sus funciones involuntarias, como la presión arterial, el ritmo cardíaco, la digestión y la respiración.



Las microcorrientes de NESA XSIGNAL® se basan en un principio de hormesis, es decir, la aplicación de un estímulo de baja intensidad que provoca una respuesta adaptativa del organismo. Estas microcorrientes tienen una frecuencia fisiológica inferior a los 14-28 Hz, que es el rango en el que se comunican las células nerviosas. 

Al aplicar estas microcorrientes sobre las vías sensitivas del sistema nervioso periférico, se consigue modular la actividad de las neuronas y la glía, que son las células responsables de la transmisión y el procesamiento de la información en el sistema nervioso. De esta forma, se logra regular el tono del sistema nervioso autónomo y mejorar su respuesta ante diferentes estímulos, como el dolor, el estrés, la inflamación o la infección.

Si quieres que un profesional te asesore en cómo NESA® puede ayudarte a saber como mejorar el sistema nervioso autónomo, ponte en contacto con nosotros y te responderemos lo más rápido posible.

como mejorar el sistema nervioso autónomo

Deja un comentario