Ansiedad y estrés: Caso clínico

Síntomas de ansiedad y estrés

Alejandra se encuentra sentada en el cómodo sofá de la consulta de su psicóloga, con la mirada fija en el suelo y un gesto preocupado en su rostro. Alejandra no sabe qué hacer con sus manos, que no dejan de temblar. El silencio se rompe con una pregunta:

_ Alejandra, sé que has estado pasando por momentos difíciles últimamente. ¿Quieres contarme qué te está sucediendo?

_ Bueno, últimamente me siento como si estuviera atrapada en un torbellino de emociones. Mi corazón late tan rápido que pienso que va a salirse de mi pecho. A veces, incluso siento que me falta el aire, como si estuviera atrapada en un lugar cerrado sin poder escapar. Lo más alarmante es que, cada noche, me levanto con un dolor agudo en la boca del estómago. El mismo dolor a la misma hora. Todas las noches. ¿Qué me está pasando?

_ Gracias por compartir cómo te sientes, Alejandra. Parece que estás experimentando una serie de síntomas relacionados con la ansiedad y el estrés. Es importante que sepas que no estás sola y que hay formas de abordar esto. ¿Has notado algún otro síntoma?

_ La verdad es que sí. Estoy teniendo problemas para dormir. Me despierto en mitad de la noche a causa de ese dolor agudo en la boca del estómago y con el corazón acelerado, como si estuviese teniendo una taquicardia. Estoy preocupada, no lo voy a negar.

_ Te entiendo. Los problemas de sueño son comunes en personas que experimentan ansiedad y estrés.


¿Te resuena este diálogo? Nuestra historia es ficticia, pero, paradójicamente, es un punto de dolor para millones de personas.

Datos sobre ansiedad y estrés

Los datos que da la Organización Mundial de la Salud sobre ansiedad y estrés son abrumadores. Los trastornos de ansiedad y estrés son los trastornos mentales más comunes del mundo. En 2019 afectaron a más de 301 millones de personas con un número más elevado de mujeres que de hombres.

Lo que alguna vez fue considerado normal en la vida cotidiana, ahora se ha convertido en un preocupante problema de salud pública. La ansiedad y el estrés crónicos, si no se gestionan adecuadamente, pueden derivar en problemas más graves, como la depresión.

Qué entendemos por ansiedad y estrés

El estrés es una respuesta natural del cuerpo ante situaciones de peligro o desafío. Cuando nos enfrentamos a una amenaza, nuestros niveles de cortisol, la hormona del estrés, se elevan para proporcionar la energía y la alerta necesarias para enfrentar la situación. Esto es una respuesta natural del sistema nervioso simpático del cuerpo humano.

Sin embargo, en el denominado mundo moderno, donde la ansiedad y el estrés se han vuelto constantes y campan a sus anchas, estos mecanismos de supervivencia se han convertido en un problema de salud pública, afectando a personas de todas las edades y orígenes. Y es que niveles crónicamente altos de cortisol pueden tener efectos negativos en nuestra salud, tanto física como mental.

Nuestro actual estilo de vida, con sus demandas constantes, la presión social y económica, y la exposición diaria a las redes sociales, ha creado un caldo de cultivo ideal para la ansiedad y el estrés. La buena noticia es que existen estrategias efectivas para enfrentar estos desafíos y mejorar la salud física y mental.

Testimonio real: Abordaje de los síntomas de ansiedad y estrés con microcorrientes NESA®

Comenzábamos esta entrada con la historia de Alejandra. Una historia ficticia sobre los síntomas de ansiedad y estrés. Ahora, nos gustaría presentarte a María José Jimeno, una paciente de la clínica de Fisioterapia María González, que ha conseguido recuperar su salud en general, gracias a complementar sus tratamientos, con tecnología médica de Neuromodulación No Invasiva NESA®. Estamos ante un tratamiento integrativo para todas aquellas disciplinas médicas en las que el sistema nervioso autónomo juega un papel fundamental.

«Alguien que de normal sienta ansiedad y estrés, depresión, tristeza, va a tener consecuencias en su calidad del sueño, en su apetito. A mí, la tecnología médica NESA® me ha ayudado. Te hace poner las cosas en su sitio y te encamina un poco para ver la luz», dice María José.

Te invitamos a escuchar su testimonio completo y el de la fisioterapeuta, María González, en este caso clínico real:

Testimonio real de paciente tratada con microcorrientes NESA®

Consejos para reducir los síntomas de ansiedad y estrés

Antes de despedirnos permítenos compartir contigo una serie de consejos para implementar en tu vida diaria que pueden resultar beneficiosos para reducir tu nivel de ansiedad y estrés:

  • Practica la meditación diaria: La meditación es una técnica de relajación que involucra la concentración y el enfoque en el presente. Puedes practicarla en cualquier lugar y momento del día. La meditación ayuda a reducir el estrés y la ansiedad, al calmar la mente y promover la relajación. Dedica unos minutos cada día a meditar y experimenta sus beneficios. Lee nuestro artículo sobre meditación y sistema nervioso autónomo.
  • Realiza ejercicio regularmente: El ejercicio físico es una poderosa herramienta para combatir el estrés y la ansiedad. Cuando te ejercitas, tu cuerpo libera endorfinas, que son neurotransmisores que mejoran el estado de ánimo. Además, el ejercicio te ayuda a liberar la tensión acumulada en los músculos y a mejorar la calidad del sueño.
  • Establece una rutina de sueño saludable: Dormir lo suficiente y tener un horario de sueño regular son cruciales para mantener la salud mental. Evita la cafeína y la pantalla antes de acostarte, crea un ambiente de sueño tranquilo y relajante, y respeta tu horario de sueño para reducir la ansiedad y el estrés. Si tienes problemas de sueño te invitamos a profundizar en la tecnología médica avanzada NESA® para mejorar esta condición.
  • Practica la respiración profunda: La respiración profunda es una técnica sencilla pero efectiva para reducir el estrés. Consiste en inhalar profundamente por la nariz, retener el aire durante unos segundos y luego exhalar lentamente por la boca. Repite este proceso varias veces para calmar la mente y el cuerpo.
  • Limita el consumo de cafeína y alcohol: El exceso de cafeína y alcohol puede aumentar la ansiedad y el estrés. Limita tu consumo de estas sustancias y opta por alternativas más saludables, como el té de hierbas o el agua, para mantener un equilibrio en tu bienestar emocional.
  • Establece límites en el uso de las redes sociales: El uso excesivo de las redes sociales puede contribuir a desarrollar ansiedad y estrés. Establece límites de tiempo para navegar por las redes y desconéctate de las notificaciones cuando sea necesario. Prioriza las interacciones en persona y el tiempo libre sin dispositivos.
  • Practica el autocuidado: El autocuidado implica dedicar tiempo a actividades que te hagan sentir bien contigo mismo: un paseo por la playa, bailar bajo la lluvia, un baño relajante, etc. ¿Por qué no empezar con esa actividad que tanto nos gusta para la que siempre decimos, «es que no tengo tiempo»? Buscar tu momento se convierte en algo prioritario. El autocuidado es esencial para mantener un equilibrio emocional y reducir el estrés.
  • Fomenta relaciones sociales saludables: Las relaciones sociales positivas son fundamentales para la salud mental. Cultiva amistades y relaciones familiares saludables. Compartir tus preocupaciones y alegrías con otros puede proporcionar apoyo emocional y reducir la sensación de soledad.
  • Establece metas realistas: Establecer metas realistas y alcanzables es esencial para evitar la sensación abrumadora de ansiedad y estrés. Divide tus objetivos en pasos más pequeños y alcanzables, y celebra tus logros a medida que avanzas. Esto te ayudará a mantenerte motivado y reducir la ansiedad y estrés. Y, de vez en cuando, echa un vistazo atrás para darte cuenta de todo lo conseguido hasta el momento.
  • Considera la terapia profesional: La terapia o el asesoramiento con un profesional de la salud mental pueden ser recursos valiosos si experimentas ansiedad y estrés crónicos. Un terapeuta puede proporcionar herramientas y estrategias específicas para abordar tus preocupaciones y mejorar tu bienestar emocional.

No podemos cambiar el rumbo del mundo, pero sí ciertas cosas que están dentro de nuestro ámbito de actuación. Recuerda que si tienes interés en nuestra tecnología médica NESA® puedes solicitar más información, apunta:

¿Eres profesional de la salud? https://nesa.world/contacto

¿Eres paciente? Encuentra tu clínica más cercana con tecnología médica NESA®

Recuperar el control sobre tu bienestar emocional y vivir una vida más plena y equilibrada es posible.

Deja un comentario